90 años después, Mella sigue vivo

90 años después, Mella sigue vivo

Él era un hombre de temple y de impronta formidable, a pesar de su extrema juventud. Su accionar de luchador revolucionario, comunista y antiimperialista, su movimiento incesante en reuniones, tribunas, mítines, hicieron de su figura uno de los nombres más gloriosos de la historia de Cuba.

Y es que su coraje para enfrentar la persecución y la cárcel, su labor en pos de despertar la conciencia patriótica nacional de los años 20 del pasado siglo y su vida dedicada por completo a la causa revolucionaria, lo convierten en uno de los símbolos más hermosos e inspiradores de la nuevas generaciones de cubanos.

Porque en él, la juventud no era un pasatiempo, sino más bien una oportunidad para crear, para replantearse los mecanismos existentes en la época, para preguntarse una y otra vez cómo acabar con el régimen, cómo alcanzar la libertad, cómo construir una Cuba mejor.

Su nombre, Julio Antonio Mella. Su impronta, servir de ejemplo y guía para millones de jóvenes que ven en su personalidad un fiel exponente de la cubanía, la entereza, la responsabilidad, la valentía y el amor por la Patria.

“Muero por la Revolución”, fueron sus últimas palabras aquel 10 de enero de 1929, cuando la alevosía, la sorpresa y la traición allanaron el camino de las manos criminales en la oscuridad de la noche mexicana.

Sin embargo, 90 años después, sus palabras retumban en el corazón de cientos de pinareños, de miles de cubanos, que como él sueñan, trabajan y defienden un mundo mejor, que ven en  Mella una bandera alentadora, ejemplar, victoriosa e invencible de la Revolución socialista de Cuba, como expresara nuestro Comandante en Jefe.

Como buen periodista, la palabra le salía rotunda, férrea, certera. Como intelectual, defendía criterios. Como cubano, protegía su país, su familia, sus ideales.

Por eso, tal y como dijera un colega, pasó a la edad de los que no envejecen, de los que siguen mirando desde la piedra viril de cualquier juramento a una dimensión que aún no entendemos.

Dejar respuesta

Por favor, teclee su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí

*

code