Apuntes sobre un fracaso

0 61

Yosiel “Choli” Monterrey lanza el balón mientras observa de reojo la línea perimetral. Lanza el balón y se juega la vida. Lanza el balón y se juega, también, la vida del equipo Pinar del Río de baloncesto masculino. La escena se repite tantas veces que el rival le marca doble, triple, le asfixia e incomoda. Pero él, con una habilidad tremenda para conducir la pelota, sale inerte.

La descripción de un triple del base organizador vueltabajero es, probablemente, la única nota positiva de la actuación del conjunto en el concluido Torneo Nacional de Ascenso, cuya sede estuvo ubicada en la sala “19 de Noviembre”. En la polideportiva pinareña, los anfitriones volvieron a decepcionar a sus parciales y quedaron fuera de la Liga Superior.

Sin embargo, más que la imposibilidad de participar en el torneo élite del deporte ráfaga en Cuba, lo verdaderamente preocupante a los ojos de la afición es la imagen magra dejada sobre el tabloncillo por los discípulos de Andrés “Tatica” González.

Olvidado ya el título obtenido hace pocos años, la comisión provincial de este deporte tiene el reto de repensar estrategias y buscar soluciones para volver a encumbrar al baloncesto pinareño a la vanguardia. Un proceso serio de renovación sería el primer paso, mientras para consolidar una idea de crecimiento, sería indispensable marcar en el calendario un plan de trabajo con vistas a llegar en óptima forma al próximo evento.

Quien observa las nóminas, descubre al instante que Pinar no es menos que Artemisa ni Matanzas, dos rivales que culminaron por encima en la tabla (sin mencionar a Capitalinos, superior al resto en la actualidad). No obstante, quien pudo asistir a la sala polivalente vueltabajera observó a jugadores en baja forma deportiva, prueba fehaciente de algunos problemas en el entrenamiento previo a la competencia.

Algo queda claro: Pinar tiene que volver. Tiene el talento y una hinchada fiel que le respalda. Queda en manos de las autoridades pertinentes crear las condiciones para explotar como se debe el potencial de sus jugadores.

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado.