Cuando la tierra y los hombres rinden

0 34

Por Marisol Martinez Regalado

Lo experimentado por mi padre, Caridad Martínez Vergara conocido por (pelota), mi hermano menor y mi cuñado  en apenas pocas semanas, constituye una prueba elocuente de cuanto influye tener al alcance de la mano, los semilleros de tabaco.

Antes se veían obligados a buscar posturas de tabaco en zonas distantes, pero gracias a su empeño y voluntad, hoy muestran satisfacción con los resultados obtenidos en sus tierras en  San Juan y Martínez.

Mi padre, con sus de 84 años de edad, junto a mis hermanos, planta noventa mil posturas de tabaco, la mayoría de la modalidad tapado, el resto de sol. Ellos saben avanzar por encima de los escollos sin hincar las rodillas.

En uno de los municipios que compone el macizo tabacalero de Vueltabajo,  sin perder la cultura para la siembra de la aromática hoja, mi familia hoy labora con satisfacción y compromiso en áreas colindantes de la comunidad de Obeso.

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado.