Menu

Fidel, hombre impulsor de grandes empeños

María portada“Fidel, hombre sencillo, altruista, humilde y de profundos sentimientos” / Foto de Roxana Llamazares.Al conversar con María Rodríguez Cardoso se puede percibir la inmensa historia que atesora; sus memorias de los años que estudió con Sergio Saiz Montes de Oca y de los que trabajó con Melba Hernández, apenas serían el prólogo de un libro que aún nadie ha escrito.

A sus 77 años de edad, esta mujer detalla muchos de los acontecimientos que marcaron su vida, sobre todo aquellos ocurridos en 1959.

Sin embargo, para María, la experiencia de haber conocido al Líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, resultó un privilegio y un momento de aprendizaje.

“Hombre sencillo, altruista, humilde y de profundos sentimientos”

“La primera vez que lo vi –comenta- fue en el mes de junio de 1961; yo tenía en aquel entonces 21 años y acababa de contraer matrimonio.

“Fui con mis suegros a visitar el Motel de Cabañas y encontrándonos en la cafetería, observé que bajaban las escaleras de las habitaciones un grupo de militares. Al frente de ellos iba alguien con una enguatada blanca y un par de tenis del mismo color, lo miré detalladamente y le dije a mi esposo -que también me acompañaba- ¡Ese hombre se parece a Fidel!

“Quienes allí estaban comentaban lo mismo; luego nos dirigimos por el camino hacia la orilla de la playa; los escoltas nos detuvieron, entonces Fidel –quien era en efecto-  nos mira y orienta que nos dejaran pasar.

“Se sentó debajo de una sombrilla de guano en un banco y los presentes allí se les podía ver exaltados por estar cerca del Comandante en Jefe, quien conversó amenamente con todos.

“Poco después, se dirigió hacia mí y me preguntó que de dónde era, que si estudiaba o trabajaba; le contesté que era de Pinar del Río y que trabajaba en el Reclusorio de Mujeres de Guanajay y me preguntó: ¿con la  doctora Melba?, le contesté que sí, que ella era mi jefa, y que me sentía muy contenta porque gracias a ella pude terminar el quinto año del Bachillerato en el instituto de Marianao.

“Acto seguido me pregunta ¿qué carrera te gustaría estudiar?, de inmediato le contesté que la carrera de abogado, pues ese era mi sueño y que con lo vivido en el reclusorio, tenía la certeza de querer estudiar leyes.

“Entonces me exhortó a que siguiera perseverando, que el que persevera triunfa y que siguiera los consejos de Melba Hernández”.

Agenda firmada por fidel y otras intelectualesAgenda firmada por Fidel y otros intelectuales / Foto de Roxana Llamazares.

La firma de Fidel…

La historia de María perecía conclusa, sin embargo, tomó de entre muchos papeles una agenda con forro naranja del año 1973 y me confiesa que allí guardaba la firma de Fidel.

“En ese año participé en el Seminario Nacional Martiano en La Habana, donde viví una experiencia inolvidable.

“Dentro de las emociones de los que allí asistimos estuvo la participación en el desfile del 28 de enero en la Plaza de la Revolución.

“Al llegar me encontré con diversas personalidades como Nicolás Guillén, Jesús Montané Oropesa y Melba Hernández, a la cual apenas vi, porque fui directo a saludar y pedirle que firmara mi agenda.

“Al rato veo a Ángela Davis y, como joven osada, también le solicité un autógrafo. Para mi sorpresa, estaba Fidel acercarse a Ángela, conversé con él y le recordé aquel encuentro en la playa en el año 1961, al concluir la remembranza le pedí su firma, él sin dudar aceptó”.

Los ojos le brillan a María mientras narra las gloriosas jornadas, semejándose por momentos a la joven que era en aquel entonces. Al concluir este capítulo me reafirmó que “Fidel es un hombre que pareciera estar presente en todo el pueblo de Cuba, que es y será el mejor impulsor para lograr grandes empeños”.María lee la dedicatoria de Melba hernándezMaría lee la dedicatoria de Melba Hernández / Foto de Roxana Llamazares.

maría de pequeña con su padreMaría de pequeña con su padre/ Foto brindada por la entrevistada.

María a la izquierda en el reclusorio acompañada por una presa y su padreMaría a la izquierda en el reclusorio acompañada por una presa y su padre/ Foto brindada por la entrevistada.

20171121 184549

A sus 77 años de edad, María detalla muchos de los acontecimientos que marcaron su vida, sobre todo aquellos ocurridos en 1959 / Foto de Roxana Llamazares.

  Escuche este testimonio en audio:

Share this post / Compártelo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

ENLACES DE INTERÉS
- Mapa del sitio
- FAQ
- Quiénes somos

Radio GuamáDirectora General: María Victoria Menoya Martínez | Editora-Jefa: Dunia Chinea Hernández | Webmáster: Yordan Hernández Hernández | Traductor: José S. Morejón Morejón | Community Manager: Elena Fernández Silva | Periodistas: Roxana Llamazares y Rosmery Iznaga 

Bienvenido, hoy es: 24 / Enero / 2018