Menu

La medicina es mi gran pasión

rosmery internacionalistaokRosmery López /Foto cortesía de la entrevistadaPara Rosmery López, ser profesional de la medicina es ser el abogado de los pobres.

Por ello, tan pronto como obtuvo su Título de Doctora en Medicina, decidió ayudar a otros en una misión internacionalista en Venezuela y, aunque esto supuso alejarse de quienes más quería, se siente orgullosa de haber tomado esa decisión.

Exigente, perseverante, hoy diplomada en Oftalmología, asiste a aquellos que más lo necesitan, en esa hermana nación.

-    ¿Por qué ser médico?

Qué buena pregunta! Desde pequeña, muchas veces le decía a mis padres que quería ser doctora; jugaba con jeringas, muñecas y hasta las inyectaba de verdad, era mi gran sueño y todavía no sabía el por qué quería ser médico.

Siempre fui muy observadora. Cuando me enfermaba mi mamá me llevaba al doctor y me percataba de la atención que dedicaban a cada uno de los pacientes, ese amor y entrega que no tiene precio y hacía que nos sintiéramos mejor. De verdad que sentía una gran admiración hacia ellos,  por su labor del día a día y “cuando fuera grande” quería ser como ellos.

Pasaron algunos años y comprendí que la medicina era mi gran pasión. Lo más importante que tiene esta profesión es el gran sentido de humanidad que se debe tener, pues el médico intercambia a diario con personas enfermas que necesitan de nuestro apoyo y comprensión.

-    ¿Tus padres te apoyaron en la decisión?

Mis padres siempre vieron en mi la vocación, la determinación, la actitud y el carácter para enfrentarme a esta profesión.

Al concluir mis estudios, cada vez que mi instructora me preguntaba acerca de mi futuro, siempre daba la misma respuesta: seré doctora.

Durante todos esos años mi familia, de forma general, estuvo ahí luchando a mi lado porque al fin mis sueños pudieran cumplirse.
 
-    ¿Qué me puedes contar de los años de estudiante?

En mi opinión, han sido los mejores años de mi vida. En esa etapa todo me parecía interesante, nuevo, a mi alrededor había todo un mundo por descubrir.

Las noches eran largas, de mucho estudio y preparación, cada día surgía algo nuevo para experimentar, un tema que discutir o un trabajo para investigar, muchas veces pensé que no podía, que no me alcanzaba el tiempo y me aferraba a la convicción y al sueño que siempre deseé.

Conocí personas que se convirtieron en mi apoyo, mi confianza y mi familia, profesores que dedicaron todo su tiempo a nuestra preparación, en fin, puedo estar hablando largas horas de mi vida como estudiante pero sin lugar a dudas todos y cada uno de los percances de esta época me hicieron la persona que soy hoy, fuerte decidida y dispuesta a enfrentar cualquier situación.
 
-    ¿Cómo enfrentaste luego de graduada la profesión?

Después de graduada, cuando por primera vez me vi sentada en un escritorio frente a un paciente y me contaba sus problemas, sentí un temor increíble y solo pensaba:  ¡oh mi dios que hago! Tenía miedo a no poder ayudarlo, por fortuna ese temor desapareció, consumido por una sensación de felicidad y orgullo, al sentir que esa persona estaba depositando toda su confianza en mí.

Desde ese momento,  enfrenté mi profesión con decisión, coraje y mucho amor, preparándome día a día y superándome para ser mejor y brindar un servicio de calidad a la población.

Nadie es capaz de imaginar la satisfacción tan grande que se siente cuando un paciente te dice: gracias doctora, es lo más lindo y maravilloso de ser médico, ese reconocimiento personal contigo mismo que te hace esforzarte a diario

-    ¿Qué crees de ser internacionalista?

Ser internacionalista ha sido el mayor de mis retos en mi vida profesional, pues no sabía cómo me iba a enfrentar a la difícil situación de separarme de mi familia, conocer y adaptarme a nuevas costumbres y tradiciones.

No fue fácil, lo admito, pero conté con el apoyo de muchas personas que me ayudaron y se convirtieron en mi confianza y familia en este país. Ahora puedo decir que ha sido una experiencia única, inolvidable y maravillosa porque a pesar de estar distante de las personas que más amo en este mundo he aprendido a ser una mujer independiente, a cuidarme y defenderme de cualquier peligro.

He conocido personas incondicionales, vivo experiencias que nunca olvidaré.

Considero que he asumido este reto de la mejor manera y me he sacrificado al máximo para cumplir con todas las tareas que se me han asignado.

Mi familia está muy orgullosa de mi,  por ser médico internacionalista y yo les agradezco todo el apoyo incondicional que me han brindado porque yo sé que esta distancia no sólo me afecta a mi.

-    ¿Qué sueño o meta aún te queda por cumplir?

Tengo muchos sueños aún por cumplir,  tanto en el plano laboral como en el personal.

Quiero prepararme para hacer la especialidad en oftalmología cuando termine mi misión, y continuar mis estudios y preparación para ser cada día mejor.

Share this post / Compártelo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

ENLACES DE INTERÉS
- Mapa del sitio
- FAQ
- Quiénes somos

Radio GuamáDirectora General: María Victoria Menoya Martínez | Editora-Jefa: Dunia Chinea Hernández | Webmáster: Yordan Hernández Hernández | Traductor: José S. Morejón Morejón | Community Manager: Elena Fernández Silva | Periodistas: Roxana Llamazares y Rosmery Iznaga 

Bienvenido, hoy es: 24 / Enero / 2018