La voluntad no se bloquea

Las trabas y las maniobras de Estados Unidos no han podido bloquear la voluntad y el empeño de aportar al desarrollo del país / Foto de Ricardo Rodríguez
Las trabas y las maniobras de Estados Unidos no han podido bloquear la voluntad y el empeño de aportar al desarrollo del país / Foto de Ricardo Rodríguez

Las limitaciones para adquirir en el mercado mundial tecnologías de última generación para instituciones del sector de la Ciencias, es una de las incidencias negativas del bloqueo contra Cuba que mantiene por más de medio siglo las sucesivas administraciones de Estados Unidos con el propósito de derrotar la Revolución.

“En nuestro centro, el bloqueo frena el desarrollo de procesos investigativos para incrementar la producción de arroz y otros granos, así como capacitar a productores de las entidades de la agricultura estatal y campesina sobre los últimos descubrimientos relacionados con esos cultivos, expone el máster Guillermo Sabino Díaz López, investigador del Unidad Científicos Tecnológica de Base UCTB Los Palacios.

“Las carencias que encuentran los científicos en los laboratorios y para realizar los experimentos en el campo, estimulan el éxodo hacia otras entidades productivas”, dijo Díaz López.

La política genocida del imperio impide la publicación de trabajos de investigadores en revistas especializadas norteamericanas, una experiencia vivida en la institución, según menciona la máster Sandra Díaz Solis, especialista de la UCTB.

“Recientemente un compañero nuestro realizó los trámites para dar a conocer el resultado de varios años de trabajo, pero hubo dificultad con la transacción financiera. Además el Presidente Trump arreció el bloqueo e impide el intercambio entre académicos de cuba y norteamericanos, quienes tienen un gran desarrollo en la rama arrocera, el sorgo y la soya, renglones de nuestras indagaciones desde hace 45 años”.

El Doctor en Ciencias Químicas, Miguel Ángel Arrebato dijo que “las trabas y las maniobras no han podido bloquear la voluntad del colectivo, en el empeño de aportar al desarrollo del país, los resultados lo demuestran; contamos con 20 nuevas variedades de arroz y tecnologías del estrés hídrico, todas salidas de los laboratorios, fruto de la creatividad de los hombres y mujeres de Cuba”.

Además la UCTB permanece insertada en 20 proyectos nacionales y de colaboración internacional, dirigidos a los cultivos de cereales y leguminosas, organiza ferias de biodiversidad y sobresale en la preparación de cosecheros sobre medida de adaptación al cambio climático

Dejar respuesta

Por favor, teclee su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí

*

code