Una flor cubana en la tierra brasileña

0
147
La semana de Mirelys transcurre entre el servicio asistencial y la docencia / Foto cortesía de la entrevistada
La semana de Mirelys transcurre entre el servicio asistencial y la docencia / Foto cortesía de la entrevistada

Mirelys Fernández Soler es la única colaboradora cubana que labora en el municipio brasileño Nossa Senhora Aparecida, al que se llega luego de largas y agotadoras horas de viaje.

En ese entorno, la joven doctora es una representante genuina de las flores autóctonas cubanas porque de su mirada se desprenden pétalos de cariño hacia los pacientes que llegan al consultorio buscando alivio para los males del cuerpo.

Mirelys consultando una paciente / Foto cortesía de la entrevistada
Mirelys consultando una paciente / Foto cortesía de la entrevistada

De sus manos salen caricias florecidas que iluminan al enfermo, y de su corazón brota el aroma de esperanza que necesitan quienes casi pierden las fuerzas.

La semana de Mirelys transcurre entre el servicio asistencial y la docencia, dos tareas que asume con gran responsabilidad porque de ellas depende la vida de otras personas.

Un aparte para los pensamientos, en los que está siempre presente el recuerdo de su pequeña hija, a quien dejó en Cuba bajo el cuidado de la familia.

También, para mezclar sonrisas, los momentos de diálogo con los colegas que la visitan e intercambian puntos de vista, anécdotas que nutren la humilde colección de casos y situaciones médicas por la que puede transitar una galena que en momentos cruciales de definiciones diagnósticas y certeras conductas, no encuentra el apoyo de otro médico para compartir otra visión clínica del suceso.

Piensa, además, en la añoranza que sentirá cuando regrese a la Patria que la vio nacer, a donde llegará con exceso de equipaje pues en su maleta llevará las toneladas de cariño y amor que en cada jornada le regalan los pobladores de Nossa Senhora Aparecida.

Así presta su ayuda en Brasil esta valiente joven cubana, quien demuestra que cada día es diferente, que los que aman su profesión no les importa la soledad para exponer la valía de los seres humanos excepcionales, entre los que está ella.

Dejar respuesta

Por favor, teclee su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí

*

code