El desafío de los trabajadores hidraúlicos

0 92

Los trabajadores de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico en Pinar del Río, sorteando las carencias y desafiando a la COVID-19, laboran para mantener la vitalidad del servicio de abasto de agua y las obras que garantizan el riego a los cultivos agrícolas de la provincia.

Integrantes de la brigada de electromecánica reparan por estos días  las compuertas y los hidromecanismos que regulan las operaciones en los más de 80 kilómetros de canales magistrales que existen en Vueltabajo.

La derivadora “Madre Vieja”, ubicada en el municipio de Consolación del Sur, garantiza la demanda de agua de las áreas arroceras de la zona de Alonso de Rojas, en Los Palacios; además facilita el riego de las plantaciones de productores de las cooperativas “Antonio Maceo”, “Carlos Manuel Hernández” y ” 26 de Julio”.

Esta obra maestra también facilita el desarrollo del programa ganadero de la Empresa Pecuaria “Punta de Palma”. Es por todas esas razones que en ella se ejecuta hoy un mantenimiento constructivo para alargar su vida útil y preparar todas las condiciones para el período lluvioso.

La presa “Paso Viejo”, uno de los 24 embalses con que cuenta el territorio está a un 75 % de llenado y se encarga de trasvasar el agua a la presa “El Punto” y de ahí al macizo arrocero.

La directora técnica de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico en Pinar del Río, Eva Julia Caraballo Rodríguez, explicó que “este embalse tiene una vital importancia en el riego de los cultivos agrícolas y regula además las avenidas de la cuenca, más los vertimientos de la presa Guamá, evitando así las inundaciones”.