El Moncada continúa iluminando nuestro destino

0 47

El 26 de julio, es -sin dudas- una fecha trascendental en la historia de Cuba. Una fecha que provoca en nosotros una mezcla particular de emociones, sentimientos e ideas.

La impronta de aquellos jóvenes que en el año del centenario del apóstol asaltaron la gloria, ha marcado por años la vida de los cubanos.

En Pinar del Río, la efeméride se conmemora con júbilo porque la otrora cenicienta, es una de las regiones de mayores transformaciones económicas y sociales recogidas justamente en el programa del Moncada.

Aquí, la osadía de aquellos valientes sirvió de timón para enrumbar el camino hacia la libertad definitiva, y encontró en los pinareños, apoyo total e incondicional.

En Vueltabajo, los jóvenes que decidieron no dejar morir las ideas de Martí, restructuraron su quehacer a favor de la libertad y así surgió el movimiento revolucionario 26 de Julio, organización que condujo al país a la liberación definitiva.

El municipio pinareño de San Juan y Martínez, fue el escenario de la creación de esa fuerza en la más occidental de las provincias cubanas. Las historias de aquella época llegan a las nuevas generaciones, en la voz de hombres y mujeres que, a pesar del tiempo, aún recuerdan con orgullo esos días de lucha clandestina, de confianza en el futuro y conciencia patriótica.

Asimismo, según recoge la historia local, dentro de las acciones más importantes ejecutadas por el movimiento 26 de julio, en esta provincia, estuvo la colocación de la bandera roja y negra en lo alto de la torre reproductora de Radio Progreso, ubicada en la Calzada de la Coloma.

La historia demuestra que los ideales de Martí y el ejemplo de los miles de hombres y mujeres que entregaron su vida por la causa revolucionaria, iluminaron el espíritu de una generación que salvó a un pueblo de morir en la precariedad y las desigualdades.

Años después, los avances en materia de educación, salud pública, asistencia social y economía -en lo fundamental- avalan el desarrollo de una provincia que por sus resultados ha merecido la sede nacional por el Día de la Rebeldía Nacional en tres oportunidades (1976, 2000 y 2017).  

Un pueblo, que este 26 de julio, a pesar de las limitaciones generadas por la COVID-19, celebrará desde casa; en los barrios, porque es la comunidad hoy, el principal escenario de lucha contra una pandemia que ya ha cobrado miles de vidas.

Todos conscientes de lo mucho que aún queda por hacer para cumplir retos y mejorar, contando siempre con el esfuerzo de este pueblo de gente buena, humilde, sincera y trabajadora.

Así, demostraremos que hoy y siempre, en la otrora cenicienta de cuba, el Moncada seguirá siendo victoria de las ideas.