“…En la tierra buena de los humildes”…(II)

1 156
La transferencia de propiedad de la tierra.

Félix Pérez Martínez llenaba de agua el tanque de su casa cuando resbaló y se cayó al piso. Una herida en el hígado lo hizo estar meses lejos de la vega que lo vio nacer y de la que obtiene frutos. Es uno de los más destacados de la Cooperativa de Crédito y Servicios Niceto Pérez de Pan de Azúcar, en Minas de Matahambre.

Los reconocidos resultados que logra en las cosechas de tabaco y de cultivos varios, relatan su destreza en conseguir de la tierra lo que quiere. Sin embargo, hay un obstáculo que no lo deja avanzar y no es el padecimiento del hígado, es la demora en el traspaso de la herencia de la tierra de su padre fallecido, Nilo Pérez, a él.

Félix es un campesino que tiene 74 años y trabaja casi solo. Foto: Ivón Deulofeu.

Félix hace nueve años que espera porque “los papeles” como dice, estén a su nombre para poder desenvolverse con legalidad sobre todo en la comercialización del ganado. Le pregunto que si se ha ocupado de dar continuidad al trámite y expresa que sí: “dicen que viene la respuesta, pero no se sabe cuándo”, afirma.

El campesino tiene 74 años y trabaja casi solo. En ocasiones uno de los hermanos le ayuda. Explica que tenía un buey viejo, en la propiedad, y murió. Las tiñosas se lo comieron porque no consiguió el permiso para venderlo a la Unidad Empresarial de Base (UEB) matadero de Guane, en Pinar del Río.

En los trámites de Félix no hubo litigios. Todos los hermanos estuvieron de acuerdo con la decisión de que fuera el heredero. Pagó abogado, sellos. Fue y vino a la oficina de la agricultura en el poblado Sumidero cada vez que le indicaron y dice que ya se cansó porque no puede andar casi por ahí.

A los animales no se les puede hacer trámites mientras el traspaso de la tierra no sucede. Foto: Ivón Deulofeu.

Le pregunto a Félix su opinión sobre la demora y me dice “que necesita la propiedad para comprarse un par de bueycitos y ponerlos a trabajar en la vega”.

A los animales no se les puede hacer trámites mientras el traspaso de la tierra no sucede, es decir ni vender ni comprar, según me comenta Amaury Junco Torres, presidente de la CCS Niceto Pérez, una cooperativa donde la mayoría de los socios tiene de setenta años en adelante. De ellos, más de veinte están en trámites de trasferencia de la tierra y por tanto en un limbo jurídico como el de Félix, el campesino que el trabajo le hace olvidar sus problemas de salud y sin embargo vive pendiente de los papeles que no llegan.

En una próxima entrega conocerá el testimonio del lugareño Domingo Bosmenier que a los cinco años de iniciado el proceso logró el traspaso de la herencia de la tierra de su madre a él.

Hay mucho por solucionar en el desempeño de la agricultura en Cuba para cerrar una fase e iniciar otra, que de cumplirse como lo orienta la máxima dirección del país, germinará un período de soluciones impostergables. Opino que no se debe juntar lo acumulado sin resolver, con lo que está por venir a partir de las 63 medidas anunciadas para potenciar las producción de alimentos, porque sería arar en tierra pantanosa.

Domingo Bosmenier. Socio CCS Niceto Pérez. Minas de Matahambre. Pinar del Río. Foto: Ivón Deulofeu.
Foto: Ivón Delofeu.

También puede leer: “…En la tierra buena de los humildes” (I)