Más represión y violencia en Chile

0 138

Desde hace cinco semanas tienen lugar hechos violentos contra los chilenos que se manifiestan en las calles de manera pacífica.

El 21 de octubre fue el primer y el último día que Cristopher Rodrigo, de 24 años, salió a la calle a manifestarse contra el Gobierno chileno. Pero también fue el último día que su ojo izquierdo vio la luz. Durante una de las protestas, que ajustan un mes, un carabinero le disparó un balín directamente a la cara a menos de cinco metros de distancia.

Foto: Orlando Barría. Efe

Las manifestaciones, que empezaron en esa fecha por el alza del pasaje del metro en Santiago, pero que pasaron a exigir cambios profundos en el modelo socioeconómico y constitucional, ya dejan una veintena de muertos y, según la Cruz Roja, casi 5.000 heridos.

Durante la tarde y noche del jueves ocurrieron no solo enfrentamientos entre manifestantes y carabineros, sino una serie de saqueos a centros comerciales y supermercados en esta capital y otras ciudades del país donde los delincuentes actuaron casi en total impunidad.

En esos hechos, entre otras personas que participaban en una manifestación pacífica, fue herido uno de los miembros de un equipo de prensa de un canal de la televisión local, aun cuando el empleo de las escopetas antimotines había sido suspendido desde el martes, según anunció ese día el jefe del cuerpo de Carabineros, general Mario Rozas.

Esa medida obedeció al uso indiscriminado de perdigones por las fuerzas policiales, violando los protocolos establecidos, lo cual ha provocado cientos de heridos, muchos de ellos con serias lesiones oculares al recibir los impactos directamente en el rostro.

Una campaña ciudadana, Los Ojos de Chile, nació en los últimos días para balancear la brutal represión de Carabineros en las protestas contra Sebastián Piñera, que dejó sin ojos a muchos manifestantes por ataques direccionados para mutilar.

Según la Sociedad Chilena de Oftalmología (Sochiof), hasta este viernes, la Unidad había tratado 192 pacientes con trauma ocular severo. De ellos, 94 presentaron una disminución severa de la visión, 34 tuvieron una ‘herida penetrante o un estallido ocular’ y 29 perdieron totalmente la visión del ojo afectado. Además, reportaban 55 casos más en otros centros de atención.